Nuestros Espónsors

Vuestra experiencia con el 911

Tema en '911' comenzado por Juankimalo, 8/7/06.

  1. 911JMMR

    911JMMR Usuario ++

    Se incorporó:
    17/10/18
    Mensajes:
    206
    Me gusta recibidos:
    105
    P-Cars:
    911 3.2 cabrio
    Hola de nuevo.
    Releyendo por tercera vez el hilo, creo que, la falta de sensaciones al conducir, que no pilotar el 911, se debe precisamente a que solo lo conduzco y que no le estoy sacando el partido que se merece.
    ¿Me podéis recomendar algún curso de aprendizaje de conducción para veteranos, como yo?
     
  2. febio44

    febio44 Soloporschista

    Se incorporó:
    2/6/08
    Mensajes:
    1.597
    Me gusta recibidos:
    574
    Localización:
    Barcelona
    P-Cars:
    997.2 4S pdk
    ex- Boxster 987S
    Es exactamente lo que nos pasa a muchos. Nos falta confianza y manos.

    Si estás en Barcelona o te puedes desplazar, unos amigos y yo organizamos cursos de conducción en circuito para prender a conocer tu coche.

    Tienes más información en nuestra web: www.amazingdrives.net

    Cualquier duda escríbeme en privado y te cuento más.

    Saludos
    Fabio


    Enviado desde mi iPhone utilizando Tapatalk
     
    A sebas928bcn, Linton y Astra1980 les gusta esto.
  3. juan34

    juan34 Nuevo Usuario

    Se incorporó:
    4/1/17
    Mensajes:
    7
    Me gusta recibidos:
    6
    Localización:
    la herradura
    P-Cars:
    0, soñar es gratis
    hola vaya preciosidad de historia !! enhorabuena de uno que sigue soñando jajajaj
     
    A Motorista1969 le gusta esto.
  4. Jotaemewar

    Jotaemewar Usuario +

    Se incorporó:
    16/1/16
    Mensajes:
    94
    Me gusta recibidos:
    16
    Preciosa historia y acertada redacción Topolino, que tu padre y tu disfrutéis este 997S y los que estén por venir muchos años.

    En mi caso la admiración por la marca empezó desde muy joven y fue inculcada por mi padre. El primer Porsche al que me subí fue un 964 turbo en C. De Salamanca, fuimos a buscar un XJ6 clásico y el comercial me dejó montarme en todos los coches de la exposición incluídas joyas como un XJ220, un AM DB4 y muchos más pero las formas del Porsche me marcaron, jamás olvidaré ese día.

    Años después estuvimos muy cerca de adquirir varios 911 incluyendo un precioso 964 C4 importado y dos 993, pero continuaron siendo elusivos por distintos motivos. Durante un verano de estudios en USA tuve oportunidad de visitar la colección de un afamado empresario lo cual contribuyó a empeorar el curso de mi Porschismo galopante, pero aún no había conducido ninguno. Fue a lo largo de mis años universitarios cuando probé mi primer 911, un 996 modificado por Techart pero tiptronic, a pesar de mi bisoñez automovilística el cambio me resultó lento, el sonido del motor y el comportamiento del coche sin embargo me enamoraron por completo, supe que algún día tendría uno.

    Después de varios coches de otras marcas y una larga temporada en el extranjero, se dieron las circunstancias laborales y personales, para que una vez regresado a España, pudiese buscar mi nueveonce. La duda estaba entre dos series, 996 y 997 pero recuerdo como si fuese ayer la impresión que me causó con 18 años un 996 4S sealgrau acelerando desde parado y viendo cómo se alejaba esa preciosa zaga Castellana arriba, ese detalle terminó inclinando la balanza a favor de este modelo.

    La búsqueda fue ardua, muchas horas, correos, llamadas y algunas pruebas para terminar descartando unidades nacionales, ya estaba resuelto a ir a Alemania a buscar el adecuado, país donde además pasé varios años viviendo, pero casualidades de la vida, una de las personas cuyo coche vi, recibió otro de un amigo para gestionar su venta y era mi unidad soñada, sealgrau con cuero marrón y asientos deportivos entre otras mejoras (suspensión, escape, shortshift). Llegamos a un acuerdo rápidamente y gracias a su seriedad, paciencia y mutua afición por la marca no sólo conseguí el coche de mis sueños si no un buen amigo, a él sigo recurriendo cuando mi Síndrome de Stuttgart empeora, pero como reza el refrán, sarna con gusto no pica!
     
    Última modificación: 16/6/19
    A Javi.MKI, Astra1980 y Tripille les gusta esto.
  5. Samu78

    Samu78 Usuario +

    Se incorporó:
    14/2/20
    Mensajes:
    46
    Me gusta recibidos:
    27
    P-Cars:
    En proceso
    Os contaré mi historia. Ya de niño mi padre tuvo bastantes coches que solía cambiar a menudo, tenía una agencia de aduanas y era experto en los trámites aduaneros relacionados con coches, la gran mayoría de los que entraban en Madrid los hacía el.
    Uno de sus clientes y muy amigo suyo le solía cambiar los coches, un día llegaba con un coche y decía su cliente/amigo que lo necesitaba porque un cliente suyo a su vez buscaba uno igual, así que le cambiaba un coche por otro. Tan pronto aparecía con un Samba Rallye como a los 15 días con un Mercedes. Un día, siendo yo pequeño, mediados de los 80. Llega a casa con otro cliente y en un flamante Porsche 911 Turbo. A mi me encantaban los coches y delante mía tenía uno de mis coches de juguete pero de verdad, mi favorito, negro igual que el de juguete mío. Me dijeron que nos íbamos a dar una vuelta y me monté en los asientos traseros. Salimos a una autovía, yo iba con la cabeza en medio queriendo ver todo lo que pasaba delante mía, el cuadro, como cambiaba, los “botones”...De repente noto que caigo hacia atrás, mi cuerpo se pega a los asientos y era imposible levantarme, era una aceleración brutal y yo me estaba riendo y disfrutando como nunca de esa sensación nueva que estaba sintiendo. Llegamos a casa y yo no podía parar de reír y de soñar, me acababa de quedar prendado.
    Entre tanto, los cambios de coches seguían, mi madre estaba loca ya pero yo, yo era feliz por la cantidad de coches que podía “disfrutar”. Hubo 190 2.3 16V, algún que otro BMW serie 3 de gasolina, y un buen día, con 13 años yo y 10 mi hermano, aparece mi padre con un 944 turbo. Ese iba a ser nuestro próximo coche. Mi hermano y yo éramos bastante altos pese a la edad, mi madre un enfado de órdago por lo que acababa de traer mi padre, bronca de las buenas y mientras mi hermano y yo mirando el coche. Sin decir nada, nos metimos atrás y le dijimos a mi madre “mamá, entramos, y las maletas, no te preocupes, llevamos nosotros menos ropa”. Como si teníamos que llevar la misma camiseta y pantalón todo el verano...
    Ahí, pese a los coches que había habido desde aquella vuelta en el 911 turbo, que no eran moco de pavo, la sensación y el recuerdo volvieron en cierta medida, me había teletransportado a mi niñez. Esta vez, no me pagaba a los asientos de atrás, ya íbamos “embutidos” en ellos, pero la sensación, el cosquilleo en la tripa, era el mismo.
    Con el tiempo, ya en el peaje, a la salida del mismo, decido ver cómo sale el coche. Primera, Segunda, tercera, cuarta, los cambios los hago llegando al límete (sin llegar) y la velocidad es de carcel en ese momento, miro por el retrovisor y no viene nadie, decido frenar hasta límites legales de una manera contundente pero sin llegar a fondo y ver cómo reacciona y responde. Es magnífico, cuando subía como cambiaba el sonido del motor según subía de vueltas, y cuando frenaba, me deja muy tranquilo al saber que cuando los necesite ahí estarán. Es un Carrera 4 Cabrio, no es un puro con todo atrás pero si noto que lleva bastante atrás. Además, voy con mi hijo de 9 años y quiero llegar a casa sano y salvo, y no es momento de ponernos a sacarle todo su jugo. Miro a mi hijo y me remonto a mi infancia. Llegamos a Madrid. Coche al garaje, le dejamos respirar (a la vuelta paramos un par de veces más) y los dos nos fuimos a la cama con una sonrisa en la boca. Al poco se decretó el estado de alarma y ahí sigue, esperando que pase todo esto y esperando a sacarle a seguir disfrutando de el.
     

    Archivos adjuntos:

    A Joan_JL, 911JMMR y Javi.MKI les gusta esto.
  6. Samu78

    Samu78 Usuario +

    Se incorporó:
    14/2/20
    Mensajes:
    46
    Me gusta recibidos:
    27
    P-Cars:
    En proceso
    Ha faltado una parte importante que no se porqué se ha cortado. Desde el 944 turbo la historia sigue así:
    “Esta vez, no me pagaba a los asientos de atrás, ya íbamos “embutidos” en ellos, pero la sensación, el cosquilleo en la tripa, era el mismo.”...
    en el 92, con las aduanas abiertas ya no hay que pasar la aduana a los coches que vienen de Alemania, Holanda, Bélgica, Italia...y toca reconvertir el negocio y tranquilizarse con tema coches, se queda con un MB 300E 24V. En el verano del 95 el cliente amigo suyo decide pasar los meses de julio y agosto en el mismo lugar donde veraneamos nosotros así que coge a su familia que está en Portugal y se recorre la península de lado a lado y se trae una lancha y un Montero descapotable para quedárselo su hijo de 18 años para moverse la familia. El va y viene a Madrid a menudo por trabajo y cada vez que va y viene trae un coche distinto. Uno de esos viajes vino con un Porsche 911 targa rojo, con un alerón muy grande atrás y se lo deja a su hijo para que salgamos esa noche. Imaginaos a un pipiolo de 18 años y otro de 17 con semejante aparato...había vuelto ese modelo a mi vida y de qué manera...
    Después de eso mi relación con Porsche ya se enfría, no vuelvo a montar en ninguno. Empiezo a competir en el regional madrileño de copiloto y alguna prueba del nacional. Monto en algún aparato que me hace recordar esa sensación, ese cosquilleo, pero no es igual. La “comodidad“ no es la misma y, al fin y al cabo son coches de carreras. Con el carnet de conducir mi primer coche fue un Golf GTi de segunda mano, tuve más, un Audi Coupe, un TT MKI de 225 caballos, y con la familia e hijos ya nacidos decido comprar algo con espacio, un Q7. Cumple su función, mucho espacio, viajes muy cómodos, velocidades de crucero altas, una sensación de seguridad inmensa...pero no tengo ese “cosquilleo”. Solo lo uso para viajes muy esporádicos y, como mis hijos ya no llevan tanto trasto cada vez lo uso menos todavía, así que, como hay otro SUV en casa y mi mujer no tiene carnet, decido que ha llegado el momento de cumplir mi sueño y tener mi Porsche, vender el Q7 y empezar la búsqueda activa. Sin prisa pero sin pausa. Hablo con un amigo de 8000vueltas.com y me va mandando cosas que va viendo. Debe ser manual, un 996 o 997 por precios, pero la estética del 996 MKII es la que más me gusta, los faros de la segunda generación, me encantan. Busco una unidad con un historial completo, con los mantenimientos hechos y con el IMS cambiado o motor cambiado (ya con el fallo solucionado), y que se le pueda hacer una revisión Precompra en conce que conozca estos coches. Va pasando el tiempo y cuando aparece una unidad buena tengo mucho trabajo y no puedo quedar para verlo y cuando tengo tiempo lo que sale no me convence. Finalmente aparece, es un 996 MKII carrera 4 cabriolet. Lo de cabrio no lo andaba buscando precisamente, pero bueno, puede ser. Al fin y al cabo lo quiero para disfrutar no para entrar a circuito. Cumple todos los requisitos y le hago la prueba Precompra en Valentín. Todo está ok mecánicamente hablando, cambiar más adelante pastillas y discos y ventiladores delanteros, algo normal para los km del coche. Tiene 177.000 pero con motor nuevo en la Porsche a los 120.000, por tanto tiene motor con algo menos de 60.000km.
    Para ir a buscarle desde madrid a Barcelona decido llevarme a mi hijo, para el ser aún viaje que no va a olvidar en su vida, como me pasa a mi. Pero no quiero que sepa cuando nos vamos, cuando vaya a ir, ese día le despierto, le llevo un polo de Porsche que le había comprado y cuando vio el logo se le iluminó la cara y entendió todo. Pero no sabía que íbamos tan lejos. Algo más de 600km en coche de Ida pero tengo hotel para descansar y volver al día siguiente. El viaje de Ida os podéis imaginar cómo va mi hijo (y yo...). Llegamos, lo vemos, hacemos papeleo y nos vamos. En ese Justo momento me llama mi mujer. La cosa se está poniendo seria con lo del Coronavirus y decido en ese momento, regresar. Pregunto a mi hijo si está cansado y dice que no. Llamo al Hotel y cancelo, nos volvemos, otros más de 600km de vuelta habiendo estado en Barcelona menos de una hora. Imaginaos mi hijo nada más arrancar y salir, no se lo creía, estaba viviendo un sueño me decía. Llenamos depósito y empezamos viaje de vuelta. Por Barcelona y saliendo vamos despacio, música quitada, sólo queremos oír el coche, sentirlo a tope. Nos adelanta algún camión y muchos coches, nos da igual. Cuando ya ha cogido temperatura y hemos hecho ya unos cuantos kilómetros, y ya en la AP7, a la salida de un peaje decido ver cómo acelera. Primera, segunda, tercera, cuarta... Aquí ya enlaza en ese punto de la historia. Primera, Segunda, tercera, cuarta, los cambios los hago llegando al límete (sin llegar) y la velocidad es de carcel en ese momento, miro por el retrovisor y no viene nadie, decido frenar hasta límites legales de una manera contundente pero sin llegar a fondo y ver cómo reacciona y responde. Es magnífico, cuando subía como cambiaba el sonido del motor según subía de vueltas, y cuando frenaba, me deja muy tranquilo al saber que cuando los necesite ahí estarán. Es un Carrera 4 Cabrio, no es un puro con todo atrás pero si noto que lleva bastante atrás. Además, voy con mi hijo de 9 años y quiero llegar a casa sano y salvo, y no es momento de ponernos a sacarle todo su jugo. Miro a mi hijo y me remonto a mi infancia. Llegamos a Madrid. Coche al garaje, le dejamos respirar (a la vuelta paramos un par de veces más) y los dos nos fuimos a la cama con una sonrisa en la boca. Al poco se decretó el estado de alarma y ahí sigue, esperando que pase todo esto y esperando a sacarle a seguir disfrutando de el

    espero que disfrutéis con la lectura como nosotros lo hicimos con el viaje de vuelta.
    Saludos a todos!!
     
    A alfamiglia, Joan_JL, Air 911 y 3 otros les gusta esto.
  7. 018

    018 Soloporschista

    Se incorporó:
    15/11/11
    Mensajes:
    3.392
    Me gusta recibidos:
    187
    Localización:
    Girona
    P-Cars:
    951
    Gracias por contar la historia, afortunado en la infancia y ahora, a disfrutarlo cuando se pueda. :Copiloto Rallye:
     
    A Samu78 le gusta esto.
  8. dentman

    dentman Usuario ++

    Se incorporó:
    16/1/10
    Mensajes:
    228
    Me gusta recibidos:
    44
    Localización:
    Madrid
    P-Cars:
    ex Boxster S
    996 C2 MK1
    Bonitas historias, esta es la mía.
    Con unos 12 años un amigo de mi padre nos pidió llevarle a recoger su coche, al llegar veo un 964 rojo (no supe que era un 964 en ese momento, solo veía un Porsche).
    Mi padre me dijo, vuelve con él en el Porsche y no lo dudé. Me subí y recuerdo como aceleraba ese coche, que sensación! El amigo de mi padre se esmeró para que disfrutase el camino de vuelta a Castelldefels. Supongo que vio mi sonrisa.
    Años después mi amigo Paco tuvo la suerte y con el sus amigos, de tener varios 911. Recuerdo un 964 blanco, 993 azul, y un 996 C4S. Era socio del Club Porsche España y cada año íbamos a la reunión anual en el Jarama. Nos turnábamos para hacer siempre una cuantas vueltas cada uno. Inolvidable! Tiene buenas manos y siempre quedaba bien clasificado.
    Mi situación no me permitía tener mi propio 911 pero un día cambié a pelo un Mazda CX7 con tres años por un Boxster S 2003 con unos cuantos años más. No era lo mismo que un 911 pero me gustaba ese coche, van muy bien y lo disfrute mucho incluido algún Trackday.
    Crisis, venta y una larga espera hasta ahora que he vuelto a comprar un 996 C2 que estamos haciendo por completo. Me muero de ganas por disfrutarlo en cuanto pase todo esto...
    Por otro lado mi profesión (varillero) me ha permitido trabajar en unos cuantos Porsche, siempre un disfrute.

    Gracias por dejar contar esta pequeña historia. He abreviado mucho, me vuelven muchos recuerdos de diferentes experiencias 911.

    saludos y ánimo!
     
    A Joan_JL, Air 911, Samu78 y 2 otros les gusta esto.
  9. Air 911

    Air 911 Senior +

    Se incorporó:
    10/2/14
    Mensajes:
    678
    Me gusta recibidos:
    238
    Localización:
    España
    P-Cars:
    Porsche 996 4S manual, Mazda Cx3,Nissan qashqai
    Tras este duro y aburrido confinamiento, me he dispuesto a contar mi pasión por el motor y como nació todo respecto a Porsche.

    Mi infancia y los Porsche!

    Pues como a muchos, la cosa ya venía desde pequeño, creo que aquí sin darme cuenta directamente se gestó mi pasión por el motor de hoy, aunque no llegue a subir en ningún Porsche, cuando veía uno me llamaba poderosamente la curiosidad, entre mis juegos favoritos aparte del fútbol, las espadas y la guerra, pero sobre todo los garajes, los scalextrics y en general los coches...entre ellos mi primer coche teledirigido, un súper 911 964 turbo plata con su pedazo alerón tan molón que me regalaron, pero que yo ahí aún no sabía bien que significaba ese coche.

    Mi historia con Porsche directamente empezó debajo casa de mi abuelo por allá el año 87, había algún sábado en el que aparcaba uno de esos Porsches tan raros, ahora se que era un 911, muy posiblemente un serie 912 en un color verde oscuro, de esos colores que se llevaban en aquellas épocas, con esa rejilla trasera en el “maletero”, vaya al mirarlo, resulta que el motor estaba situado detrás, al contrario que todos los coches convencionales de donde se veían sacar las maletas, pensaba yo... !qué raros son estos de Porsche! ¿Porque harán lo contrario al resto? era un deportivo con una línea diferente a un Ferrari o lambo, es bastante pequeño y aún cabían 4 asientos...esas peculiaridades me hicieron pensar hasta hoy en esa marca.


    Con los años, las revistas y suplementos del motor del periódico de mi padre iban alimentando mi curiosidad, los Mercedes me llamaban la atención y se escuchaban historias de su robustez, fiabilidad y calidad, Porsche por línea y estilo era único y Ferrari y lambo los dioses de los pósters en los talleres o habitaciones :Smiling Face With Sunglasses:...y de ahí mi coche fetiche que siempre será el Ferrari F40.

    Con el tiempo, era alucinante ir al pueblo y encontrarte cualquier máquina de las nombradas, esas que salían en las revistas y que tan difícil eran de ver en las carreteras en los 80, cuando eso ocurría era una sensación única, donde el más “castigado” por mi afición era mi pobre padre...”corre papá que se nos escapa” el hombre hacia lo que podía con su Ford sierra :Rolling On The Floor Laughing:...tras algún Ferrari mundial o un increíble Ferrari testarrosa...

    De casi adolescente ya, los amigos te contaban batallas, mi mejor amigo lo hacía con un bmw m3 e-30 negro espectacular, pero de pronto me llamaban mucho los coches americanos, quizás cosa del famoso coche fantástico :Rolling On The Floor Laughing:, un corvette me parecía alucinante o el que le hice comprar a mi padre, un pontiac firebird trans am blanco con techo targa, era una nave espacial, precioso, del que le concerté cita a mi padre con uno de los pocos que distribuían esos coches en valencia y que acabo comprando...el coche era espectacular, cada viaje era una experiencia y más principios de los 90, el coche no era una bala, pero tenía una estampa única y que te llevara tú padre al cole era una pasada, mi padre disfrutó como un enano, hasta que se estropeó algo y tardó mucho en arreglar y mi padre le hizo la cruz...a partir de ahí coches alemanes...Audi a6, Mercedes E, CLS, Audi A7.

    A partir de aquí, ya entraron mis hermanos mayores, rompiendo mano con un Ford xr3 140cv si no recuerdo mal, el otro Mitsubishi Eclipse 150cv recuerdo que tenían buena respuesta y en los 90 eran preciosos, antaño no todos tenían coches alemanes como ahora, después ya coches alemanes, bmw, Audi compactos, Porsche etc

    Yo más joven que ellos y mucho después, quise hacer algo épico en casa y rompí mano con un Mercedes clk a estrenar, un sueño hecho realidad para un chavalillo que se enamoró de él en una revista, era mágico manejarlo e incluso me creía alguien importante por ello :Rolling On The Floor Laughing: la línea y los acabados eran sublimes, respecto al motor, parecía que “tiraba” era muy suave, un confort y una calidad de rodadura excepcional, pero francamente esos 163cv turbo eran muy justo para sentir algo interesante, pero que sin experiencia alguna parecían “volar” , ya después con el tiempo tras comparar con otros coches, donde su fuerte desde luego no era la velocidad, apareció en ese tiempo un 911 930 turbo carrera, !un 911, ahí estaba mi coche teledirigido!, me pego una pasada, pero una bonita y bella pasada, !quien lo diría! pero que gozada ese adelanto “humillante” que me dieron:Smiling Face With Open Mouth:, yo apreté a fondo, pero mi Mercedes parecía un coche de broma :Face With Tears Of Joy:...no había nada que hacer! ese culo maravilloso con ese alerón se perdía de mi vista....algún día serás mío!

    Y por último, ya de adulto, paseando vi juntos dos Porsche 993 turbo rojo y amarillo, no lo olvidare, brutales! Después por la zona centro de valencia allá por el 2004, vi el “amor” de mi vida, un 911 996 4S negro, me cautivo al instante, esa franja roja, esa anchura, era imponente...llegue a casa y empecé a mirar precios, prestaciones...y los precios eran algo altos para mi economía todavía !joder!

    A los pocos años, finales 2006, tras un viaje a holanda explota mi coche en la t4 de Barajas, me enteré en uno de esos famosos “cafés” de Amsterdam:Floor: ...dije !Joder parece que es justo donde he aparcado mi coche!
    Pues si, pero como dice el dicho, no hay mal que por bien no venga...tengo que decir que el consorcio de seguros me pago muy bien el coche y con ese dinero fresco, fui directo a los buscadores Porsche, era mi oportunidad, todos estaban en contra mía, por tirar el dinero en un coche, había que invertir en ladrillo...pero yo era rebelde sin causa :Grinning Face With Smiling Eyes: ...empecé mirando boxster y después por un poco más 996 mk1 y después por un poco bastante más el 996 4S :Face With Stuck Out: y me tiré a la piscina con 25 años con mi primer Porsche y no me arrepiento 13 años después de absolutamente nada, que me quiten lo bailao!

    Encontré una buena unidad gris con 16000km de un señor de unos 55 años, este señor me dio buenos consejos, muy paternal y me dijo no se me olvidara...!mucho cuidado que esto ya es un aparato serio! primero conócelo bien antes de apretarle.

    Cuando el señor le dio la llave con cierto asombro a aquel chavalillo y lo cogí por primera vez yo solo, !increíble, que aplomo, que dureza, que paso por curva más plano, que bajito, qué sonido más grave, después tocaba acelerar y ver que pasaba, ese sonido grave se transformaba en una melodía más aguda, que bonito sonaba, era mágico, mi sueño ya estaba en mi manos, acaricié los asientos, no lo creía, sentí algo que no ocurría hacía años, desde cuando compré mi primer coche que no sentía, el Mercedes duro poco tiempo esa ilusión, incluso a los pocos años siendo modelo nuevo, estéticamente se veía mucho por ahí, acabas aborreciéndolo, al contrario el 911 no es fácil de ver, tenia una estética atemporal que no entendía de años o modas , con el 911 me renació esa sensación y cada fin de semana me emana cierta ilusión en mi hasta día de hoy y espero si todo va bien ser de esos abuelitos con un 911 de 800000 km para toda la vida y que llevará a sus nietos a dar una vuelta.

    Espero no os haya aburrido, volver a recordar la infancia es algo maravilloso, da algo de luz en estos tiempos tan oscuros.

    Saludos!
     
    Última modificación: 28/3/20
    A alfamiglia, asanibal, delmonte y 6 otros les gusta esto.
  10. stryker

    stryker Nuevo Usuario

    Se incorporó:
    25/4/20
    Mensajes:
    10
    Me gusta recibidos:
    6
    P-Cars:
    911 991.2 carrera.
    Crecí con el nfs porsche, un juego con el que me enamoré de la marca, literalmente. Donde empecé a verlos como objetos de culto que te producian esa sensación al contemplarlos, simplemente en las paginas de cualquier revista, que creo que muchos de aquí conocerán.

    Pero no fue hasta los 24 que un amigo me dejo uno de sustitución que le habian facilitado a su padre.
    Carrera normal de 2011 (fue en 2011), pdk, plata... Aquel dia llovia y fue una vuelta corta, pero jamas olvidaré esa primera sensación, que no hizo mas que confirmar lo que ya llevaba sabiendo tantos años.
    Algo inefable que todos habreis sentido si os encontrais en este sitio leyendo esto.

    Y por consiguiente, aquí estoy. No hay mucho mas que decir.